lunes, 25 de julio de 2016

PREGÓN DE CORONACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LA ANTIGUA PATRONA DE ALMUÑECAR

       
José Manuel Rodríguez Viedma
 Reverendísimas e ilustrísimas representaciones eclesiásticas. Padre Señor Conciliario. Señora Concejala del Excelentísimo Ayuntamiento de Almuñecar. Autoridades civiles y militares. Señores Miembros de la Agrupación de Cofradías de la Ciudad de Almuñecar., Hermanos mayores y Juntas de Gobierno. Señor Hermano Mayor de la Hermandad del Santísimo Sacramento y Nuestra Señora de la Antigua, Patrona de Almuñecar. Sexitanas y sexitanos. Con el beneplácito de cada uno de ustedes, permítanme la osadía de acercarme a los micrófonos para que en la noche de hoy, este poeta que ahora abre su boca, deje escapar cuantos sentimientos sean capaces de ser descritos por las palabras antes rubricadas en forma de Pregón. Permítanme que desnude el alma y la deje volar en este escenario, viejo compañero de otros tiempos y de otras frases. De otras quimeras y otros suspiros, de otras dichas y de otros nervios. De otras distancias paralelas entre latido y latido.

         Hoy subo de nuevo a este entarimado y apenas reconozco mi propia voz. A pasado el tiempo bajo los almendros y en ellos se ha ido quedando la nostalgia  imperecedera de los sueños cumplidos. Hoy alzo la voz. Como otras veces. Busco en la tenue oscuridad de los focos un semblante distinto. Me cuelga en el alma un cordón de alelíes remachado por el engarce de un nardo. Giro la cabeza, sostengo la firmeza de los papeles en mi mano y dejo abierta la boca. Hoy vengo a Pregonarte de una forma distinta. No es la primera vez que te hablo. Aquella noche lo hice de forma calmada, pausada, en otro Tú y yo, paralelismo entre la confluencia de los misterios que ponen en frente de los caminos, amor y fe, admiración y dicha. Fue aquella noche del mes de mayo. Lejos en la distancia, cercana en los sueños. Entonces tu corona ya tenía marcada en las sienes, que otra, se habría de poner en Tu hermosa testa y en la de Tu hijo para Gloria de Almuñecar y perfección de tu inmaculada dulzura. 

         Fue en Granada. En aquella Magna Peregrinación en honor de la Santísima Virgen de las Angustias. Aún me estremezco recordando aquel instante. Aquellas sombras de árboles sacudidas por el viento que de vez en cuando soplaba, para que la vela de tu barco arriara de forma temprana en aquel puerto granadino de almencinas y azofaifas, de flores y frutos secos. La Virgen de las Angustias te esperaba en el dintel de  la Basílica. Tú llegabas mecida entre cánticos y alabanzas. Sonaba el plomo de las campanas golpeando con el péndulo otras carnes de bronce, mientras el tiempo detenía el viento sobre las ramas.

Llegabas Reina y Madre mecida en flor desde otras aguas. La Virgen de las Angustias Patrona de Granada tenía justo en frente, como si el azar improvisara, a la Virgen de la Antigua, dulce y pura, niña y sabia entre trajecitos de juncia y el caminar de la caña. Una frente a la otra, dos Patronas y una Granada. En Almuñecar la soledad queda, pues quien es Ángel de la Guarda, por dos días dejará de poner sus dos piececitos en la arena de la playa. La una frente a la otra. Dos lunas y dos caras, dos hijos en la cintura se mecen como las ramas. Uno de niño se le antoja jugar en las calles y plazas, y al otro que de muerte tiene sembrada ya el alma, redime con desconsuelo otras plazas de albero, como torero de penas amargas. Dos Patronas frente a frente. La una su Granada de fuentes, la otra sus pedestales de playas. La una con su rostro marchito entre la miel y la albahaca, la otra con su sonrisa descrita en su boquita de almendra pelada. La Virgen de la Antigua soltó al niño de sus andas y este fue a ponerle al otro, dormido en otras enaguas, un beso grande y redondo en sus frentes doradas. Y la Virgen de las Angustias, madre donde las haya, se vio mocita de nuevo, veinteañera de juncal estampa, cogió al niño pequeño en magistral alabanza y le soltó un beso redondo en sus mofletes de escarcha. Fue aquella noche de mayo. Dos Patronas frente a frente, en una misma Granada y toda la gloria de Dios posada de flor en flor en cada una de las ramas. Dos Patronas y un cielo, una de dolor, la otra de gracia. Cada una de ellas con un ruiseñor, uno reía y el otro soñaba. Dos Patronas y un requiebro bajo un nudo en la garganta. Dos madres de amor asomadas a la misma ventana. La Virgen de la Antigua galeón de velas altas y la Virgen de las Angustias entre otros reflejos de plata. Fue aquella noche de mayo. Dos Patronas frente a frente y un secreto en la mirada. La Virgen de las Angustias al verse en ella reflejada le dijo con voz en alto mientras sonaban las campanas. Niña de ojitos grandes Reina y Madre sexitana que por gloria llegaste a los mares y bendeciste cientos de playas, quiera la gloria de Dios ponerte un alo de sol en tus sienes de muchacha, y que reluzca más que el sol cuando se pose en las  ramas. Virgencita de la Antigua, desde Almuñecar a Granada, y pueda sentir algún día en tu grandeza inmaculada, que el amor que tienes de Madre, al refugio de los mares, te proclame coronada. 

         Y ahora, Señora y Madre de la Antigua, pongo voz a este Pregón, antesala de lo que ha de venir. Será en el mes de mayo, cuando las manos de nuestro arzobispo Don Javier y en cada gesto de él, cada una de las nuestras, coloquen sobre tus pequeñas sienes la corona, unísono clamor popular con el que la fe te habrá proclamado Virgen de la Antigua Reina y Madre Coronada, Patrona de Almuñecar.

        
Aunque así lo has sido desde que aquí llegaras 1.489 ¿o fue antes Señora? ¿En que oscuridad? ¿En que pozo de la Puerta de Vélez o de la calle Nueva? ¿Dónde estabas escondida? ¿En que sueño imaginada y en que lienzo dibujado Tú rostro? Si es en cada timón donde yace tu estampa y en cada vela que al aire cruza de norte a sur y de este a oeste la dicha y el consuelo del que a tu nombre pone remiendo a sus pesares. Si es en cada estrella de los vientos, en cada bruma y cada ola, la que lleva nuestras súplicas bajo tus plantas desnudas. Si desde 1.569 en la que fueras proclamada Patrona y recibieras culto de Hermandad, ya eras Rosario de los mares y vencedora de batallas. Como coronar a la ya coronada por los misterios verdaderos del único Dios en el cielo y en la tierra. Acaso no eres Señora, el refugio del que te implora, mercedaria de suspiros y abanico de palabras. No eres Señora Encarnación de puertas abiertas, bautismo de los cristianos y camino verdadero de mujeres y hombres que nos lleva a la gloria. ¿Cómo, Señora? Hallar en ti mayor ternura. Que será del sol y de su luz, cuando en tu cabeza reluzca el gótico de una nueva corona. Cuando la inspiración de Álvaro Abril y las manos de Alberto Quirós pongan de plata de ley los suspiros cincelados de cada uno de los que a tu altar posan sus rodillas. ¿Habrá señora, descrita mayor hermosura?

Una corona nueva a la Virgen
a la Virgen le ponen una corona nueva.
Los niños cantan por las calles,
con sus voces de hierbabuena.

Dicen que tiene de bronce
calada una sirena,
una ola de mar, una petunia,
una gaviota y una cigüeña.

Dicen que la Virgen tiene
una carita risueña,
los ojos no son los mismos,
le brillan como candelas
que se encienden y se apagan,
lo mismo que las estrellas.

Tiene una barquita blanca
presta para cuando ella quiera,
salir a los mares de agosto
entre peñones de canela.

Que San Cristóbal del cielo
como un faro de yedra,
vigila que el niño ponga
sus manecillas tiernas,
en los rudos nudos que arrían
al cielo sus cuatro velas.

A la Virgen le ponen,
¡pronto una corona nueva!
con un letrerito pequeño,
en el que para leerse, se lea,
“Soy la reina de los mares
y Patrona de Almuñecar”.

Coronada por amores
de quien me ama, me acoge y reza
y pone en su almohada,
el relicario hecho palabra
de mi impronta tan pequeña.

Que es pequeña, Ella lo sabe
pero para su niño, tan pequeño,
no existe trono más grande
que los brazos tan pequeños,
que son los brazos de su madre.

También las campanas pequeñas
suenan, y sin pesares,
hacen volar a las palomas
de las torres a los alminares.

Y mi madre aunque es pequeña
no hay mayor gloria que se le compare
pues con sus dos brazos me lleva,
a cualquiera de los altares.

Mi Madre por ser pequeña
es la reina de los mares.

La trajeron Católicos Reyes
para bautismo de abencerrajes
y en sus dos ojitos pequeños
de océanos celestiales,
se unieron todos los cielos
se unieron todos los mares.

Que es la Virgen de la Antigua
Reina de Dominicos, de Frailes,
de Napoleónicas tropas
de los valientes y los cobardes.

Reina de pecadores,
de los ricos y de los pobres,
de los chicos y de los grandes.

De los que lloran en sus alcobas
de todo aquel que le falta el aire,
del que dice que le sobra
y del que no tiene bastante.

Reina de desprotegidos,
Reina del viento y el aire,
de los amigos y los enemigos,
y de todos los arrepentidos
que salen a verla en al calle.

Mi Madre con ser chiquita
que vengan pues a explicarme,
como en tan cuerpo tan chico
puede caber gloria tan grande.

La Coronan en el mes de agosto
los niños cantan por la calle.
Almuñecar ha puesto una alfombra
por cada sitio que pase.

La mitad del camino irá a hombros
la otra mitad por los mares
y en el cielo rúbrica de colores,
con fuegos artificiales.

Del Peñón de fuera al de en medio
y San Cristóbal vigilando los mares,
que no existe santo mas bueno
que cuide en la barca a mi madre.

Y como es un Santo tan bueno
más que bueno es bonachón,
si alguna travesura ya he hecho
quizás esté perdonado, antes de pedir perdón
que no en vano tiene mi santo
el mismo nombre que el del peñón.

A la Virgen le ponen pronto
una corona nueva.
A primeros del mes de agosto,
cantan los niños en la plazuela.

Dicen que tiene de bronce
las ramas de una palmera,
con un letrerito pequeño
que para leerse, se lea,

“Aquí está la reina del cielo,
ser madre de Dios, ¡es alteza!
para que descanse la gloria divina
encima de su cabeza.


         Así es y entiendo que debe ser este Pregón con motivo de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Antigua, Reina Madre y Patrona de Almuñecar. Solo así sabe pregonarlo quien os habla, creedme si os digo, plasmando en cada verso y de forma especial, como un sexitano más, el camino que os llevará hasta el próximo día seis de agosto para júbilo de todos. Llegar hasta aquí no ha sido tarea fácil y eso lo sabéis, todo es fruto del trabajo de una ciudad que caracteriza a sus gentes por sus formas humildes y sencillas. Todo a de formar parte de un engranaje perfecto. La devoción como forma de vivir y de sentir a la Santísima Virgen. El fervor sin cortapisas aun a sabiendas que vivimos en tiempos complejos y que cada día debemos de buscar el motivo para que nuestro compromiso cristiano nos haga fuertes y no caigamos en tentaciones y egoísmos que acechan por cada uno de los rincones por donde nuestro caminar se hace cotidiano. Una coronación es otra forma de haber lanzado la voz con los sentidos y haber escuchado la respuesta en cada una de las plegarias lanzadas y ofrecidas día a día ante su semblante. Burocracia en los despachos, que ha de haberla. Designios e investigaciones de que no todo se trate de una quimera. Trabajo desde el consistorio para cuantas necesidades puedan ser cubiertas y puestas a disposición de la Hermandad formada por la Junta de Gobierno con su Hermano Mayor a la cabeza. Noches de desvelo hasta la llegada de la noticia final. Y después, preparativos para engalanar a una ciudad que ya por si sola, sabe ataviarse como el más precioso engarce tropical que sabe unir a todos los rincones costeros que bañan de sal nuestra provincia. Una Coronación es saber que el cielo baja de vez en cuando a la tierra. Es otro acercamiento entre lo mundano y lo celestial es obrar el milagro de hacer que los sentidos vibren, que el corazón hable y las bocas expresen todo sin saber si hablan o callan. Nuestra Señora de la Antigua, ha escuchado cada uno de nuestros pensamientos. Se ha llevado nuestras súplicas y no en pocas ocasiones otorgado la paz a nuestro desaliento. Ella es la Patrona. Refugio de quién le llora y pañuelo para todas y cada una de las lágrimas que saben a desconsuelo. Ataviada con su coraza de plata en la Iglesia de la Encarnación nos recibe, el niño en brazos deseoso como tantas y tantas veces que su madre le otorgue el permiso para salir a jugar a la playa. Qué seleccione con los deditos de sus manos las piedras más brillantes que hay en la orilla y las introduzca en sus invisibles bolsillos de vino y de pan. Más tarde, cuando la Virgen salga a buscarlo, Él, le habrá llenado ahora a Ella los bolsillos introduciendo las mismas piedrecitas que ha cogido momentos atrás, mientras le susurra al oído. “Madre en cada una de estas piedras yace la sal del mar y los océanos. No llores cuando sea grande, pues en cada una de tus lágrimas, se hallará la sal del universo de todos los hombres y mujeres de buena voluntad.” Pero ella, por eso de que es Madre, sabe que su hermosa advocación de Virgen con su niño en brazos la mantendrá así por los siglos de los siglos, y será quien deposite nuevamente sobre los bolsillos de su hijo cada una de las piedrecitas relucientes y esplendorosas, mientras le replica. “Hijo, en cada una de estas piedras preciosas yace cada una de las promesas que los pescadores nos hacen cuando salen a la mar. De cada mujer que ve alejarse sus barquillas y sus velas. Cuando me veas llorar, no habrá sal, ni en el mar, ni en las piedras.”  

        
Y así es. ¡Qué hermosura la suya! Ni siquiera Velázquez, quién tantas veces dibujó sobre lienzos blancos los ropajes tan excelsos de los Asturias, podría haber retratado con igual belleza la impronta de sus pupilas solo advertidas en su grandeza y profundidad por quién la mira. Con los ojos del alma y el sentido de la conciencia. Y así Señora se explica como el amor de tu pueblo se hace latente cada día y en el mes de agosto, explosiona cuando pones los pies en la calle. Así, solo se entiende como tus horquilleros te portan con majestuosidad intentando subirte a los cielos de donde procedes mientras descansas sobre sus hombros. Te han colocado en el altar de los peces y estos, se han hecho de pan y de oro. Cada nardo que crece en las esquinas de tu paso, forma parte de la oración que Almuñecar a tejido para Ti en gloriosa ofrenda de flor y de beso. Y caminas entre el gentío que no para de gritarte y de acicalarte con el mejor de los piropos. ¡Viva la Virgen guapa de la Antigua! ¡Viva la Reina de todas la Reinas! y los cánticos se hacen eco en las calles y las plazas y los balcones. Y los ojos se iluminan de lágrimas y la noche de estrellas ensimismadas y tímidas ante el esplendor y el brillo de tu semblante. Y vuelves a subir a tu barquita para recorrer los mares cercanos, sin que una gota de mar salpique tus enaguas de anónima talla. Y recorres los peñones poblados a la caída de la tarde por gaviotas reidoras, mientras en la profundidad de sus rocas, astroides, octimias, peces de roca y alevines de alta mar se dan cita en sus calados para ofrecerte con sigilo lo que son, otra multitud de colores inapreciables creados únicamente por la divina mano de Dios.

         Y es entonces cuando las estrellas deciden desprenderse del cielo para caer a tus plantas. Los cohetes llenan de luces la esfera del universo agujereado por miles de alfileres de plata. Todo es una bóveda, un semicírculo donde la realidad ya no se toca con las manos, ni Santo Tomás hubiese necesitado introducir un dedo en yaga alguna para creer. En este momento Señora de la Antigua es la imponente corona de la noche la que baja hasta tus sienes antes de que navegues hasta la plaza del Altillo. Cada agosto Señora, me viene a la mente que el cielo es menos cielo, y aquí, en esta tierra costera de rezos sosegados, es tu paloma blanca la que desliza su vuelo para posarse en cada baranda y estar cerca del requiebro, de quien con la voz te canta, o te recita con el verso. Cada agosto Señora en tu proclamado magisterio, enseñas didácticas nuevas con letras de terciopelo. Cada agosto eres Asunción elevada desde el pueblo, repique de castañuelas y timón del marinero. Cada agosto eres Señora, Piedad y Misericordia y en la hoguera de leño, las ascuas con las que te llevas en humo blanco a los cielos, mis pecados si al no quererte, presientes que no te quiero. Cada agosto eres Señora, mi pincel y el lapicero con la que dibujo en mi mente mi pesadumbre de enero. Eres calma en la tempestad de mi embuste primero, la almohada del arrepentido y la gubia del carpintero. Eres Señora en agosto, la brisa, el aire y el viento. La risa de todos los niños cuando ríe tu niño de nuevo, con cada mirada infinita a la que vas llenando de besos. Eres Señora en agosto cantar de este pregonero, la poesía, la rima y la prosa. Eres la fuente y el agua, eres la espina y la rosa. Eres reina de todas las reinas, única madre y la intercesora, que ha de llevarnos hasta el hijo cuando nos llegue la hora. Y tal vez rendidas cuentas, al verte quizás de pastora, pueda decirte bien alto sin que se quede seca mi boca. Fuiste Señora en agosto, mi rezo, mi guía y mi alforja. Reina de todas las Reinas a la que no le hizo falta corona. 

         Pero es ahora cuando te muestras de forma distinta. Lo decía hace un momento mientras el palpitar de mi corazón apenas dabalugar a que las palabras escritas, no hace tanto en la soledad de mi habitación, me embargaran en el día de hoy, cuando pronuncio con osadía a los vientos de poniente, el día grande de Tu Coronación. Disculpen al hombre que tras de estos micrófonos, encaja frases sin saber, si es el alma quién las pronuncia para que las proclame el corazón, o es la nostalgia disuelta en la  métrica y musicalidad de los sueños errantes del poeta ante el inminente día grande de su coronación. Querido Hermano Mayor, cumplo con el encargo que me trasmitiste. Almuñecar, con ello dejo mi alma buscando su mirada en el mar.

Cuenta la leyenda
que fuiste encontrada en un pozo,
en una calle poblada
de arenas de hierva y matojos.
Nadie habla de quién te encontrara,
quien pudo mirarte a los ojos
en esta vida primera,
con los que nos mirabas a todos.

Cuentan que fuiste traída
en monturas de reyes Católicos,
que evitaste guerras y males
entre cristianos y moros.
Que envainaste las espadas,
el hierro, codo con codo
para cambiar por caricias y amor,
odios en un mundo de lobos.

Y ahora engalanada de flores
cuando el tiempo pasa como si nada,
aún los odios y rencores
ponen gritos en las ventanas.

En esta vida Señora
donde agredir no cuesta nada
y el engaño es la forma sutil,
de vivir, sin mirarte a la cara.

Cuentan que hay niños que lloran
en otras tierras y en otras aguas,
que cruzan estrechos sin fondo
con sus barrigas hinchadas.

Y Tú que lo puedes todo
te los vas llevando en volandas,
al cielo de los niños buenos
para que jueguen con cometas blancas.

Cuentan que en esta vida
el valor con valor se paga
y para ello el abrazo cuesta,
lo que vale una moneda de plata.

Que hay hombres que no quieren
que agreden, que escupen; ¡Matan!
y no ven en las mujeres,
más amor que el que les puede
saber a dolor, a veneno y a rabia.

Y Tú que lo puedes todo
a pesar de tu sonrisa de escarcha,
en tu cielo le pones a todas
un niño Dios a sus plantas.

Pero en este mundo Señora
hay Dios, y lo proclaman,
otras voces que quieren
verte posarse en sus ramas.

No todo es mentira Señora
aunque esta tristeza nos mata,
que el mundo es un mundo de locos
y estar cuerdo no basta,
si no te tenemos presente
ni sabemos remar en tu barca.

Este es un mundo de amor
donde el beso no sale a subasta,
donde podemos ser más de dos
olvidando colores y razas.

Yo apuesto Señora a que todo
tiene cabida en tu playa.
Que tus ojos son la marea,
con solo mirarte me basta.

Que en tu semblante de madre
nunca volviste tu espalda
y que solo para encontrarte,
siendo valiente o cobarde
basta con guardarse la espada.

Te siento en cada caricia
cuando sueña, gime, enloquece el alma
y en la sonrisa del abuelo
con el nieto en volandas.

En el consejo del padre
del hermano y la hermana,
en la cruz de tu iglesia
y en el sonar de campanas.

Cuenta la leyenda Señora,
que en Almuñecar fuiste hallada,
entre un tropel de caballos
sin saber que te buscaban.

Este poeta que ahora
pone verso a tu plegaria,
vuelve a buscar tu semblante
ya Patrona consagrada.

Y ahora en viento de levante
gime, grita, escribe y te habla
que no puede haber otro cielo,
si no existe cielo en tus andas.

Cuida a tu pueblo Señora
pan de trigo, fuente y agua.
Da de beber al sediento
con la fuente de tu lágrima,
esa que tienes chiquita
junto al lado de tu alma.

Permíteme que tu sueño infinito
sea el Ángel que me guarda
y que tu niño sean los niños,
que juegan en todas las plazas.

Permíteme que me lleve
tu suspiro cuando me hablas,
en las noches cuando no pido
perdón por mis hazañas.

Déjame que me lleve
de tu pregón una palabra,
la más simple que te dijera
 con esta voz destemplada,
para quedar siempre en deuda contigo
al poner los pies en Granada.

        
Sentiros orgullosos sexitanas y sexitanos. Lo que ha de llegar será parte ya de vuestra historia más reciente. La culminación, como os decía en un principio, de la ardua tarea de hacer mucho más grande vuestras creencias y vuestra fe. Con ello, no tengáis duda, pues además de ver construido un nuevo altar, y de haber subido el peldaño, que de la tierra al cielo separa lo inhumano de lo real siempre de la mano de vuestra patrona, de igual forma, habéis enriquecido a vuestra Ciudad y llevada de boca en boca, elogiando sus virtudes, sus parajes y su incomparable belleza por cada uno de los rincones dentro y fuera de nuestra geografía granadina. Así se ha hecho eco la prensa escrita y hablada. Así se ha escuchado en tertulias de micrófonos y de mesas analíticas de nuestra reciente actualidad. Así queridos amigos, como lo hacéis hoy, se escribe la historia del presente para que otros cumplan el deber de mantenerla viva y con orgullo en el devenir del futuro. Todos y cada uno de vosotros estaréis representados en la Gótica corona que ha de aferrarse por y para siempre sobre las Benditas sienes de Nuestra Señora de la Antigua, Reina y Madre, Patrona de Almuñecar. ¿Qué valor tendría pues, de no ser así? Hemos de ser el ejemplo de los que no nos entienden ni comparten nuestra fe y la mejor forma de hacerlo, es la de hacerles entender, que no todo el júbilo de nuestra creencia se cincela artísticamente en cada detalle que pueda tener la corona en si. Que lo material es solo la representación perfecta de nuestro arte sacro, pero que para llegar a él, ha existido y existe, el compromiso cristiano de haber llegado a Ella como fértil representación de lo que alma, corazón, sentimiento, creencia y compromiso nos exige nuestro deber como personas de bien. Todo lo demás es el júbilo incontrolable que nos hace estar vivos. ¿Qué origen tendría el almendro sin la flor de primavera? ¿Para qué el agua del otoño sobre el naranjo? ¿Qué aroma el azahar o la flor del nardo sin el jardinero que sobre ellas dispense el cuido de su armónica luminiscencia? ¿Qué sentido el del amor, si no ha de ser compartido y gritado a los cuatro vientos? ¿Qué sentido el del abrazo improvisado? ¿Para qué el florecer de mayo, la hoja del otoño o el beso, si hay olvido? No queridos amigos, la Corona que ha de ponerse sobre sus sienes, nos lleva a todos consigo. Jamás pesaron en ella tantas plegarias, tantas devociones, tantos susurros a solas, tanta pasión comprimida en los gestos invisibles del ser humano. Tanta grandeza en las ilusiones cumplidas. Tanta dedicación en fortalecer alma y espíritu. Tantos rezos sobre la arruga sutil de la almohada. Tantos recuerdos dedicados entre lágrimas y suspiros por los que  ya no están con nosotros y nos observan desde el cielo de los justos y musitan ecos con sus voces inmortales con las que parecen decir…

En vuestras manos están
las glorias de ahora hacerlo.
Yo ya camino en el mar,
yo ya no puedo hacerlo.
La corona que le vais a dar
la tiene ya puesta en cielo.

         Tantas mañanas, tardes y madrugadas de rezo por todas y cada una de las camareras que a su alrededor, forman en perfecta conjunción entre alma, corazón y vida, y que alzan sus voces rindiendo culto a Ella y al Santísimo Sacramento. 

Tenedla siempre mimada
como tierna flor de cristal.
Es la Madre de sonrisa callada,
 Reina de la tierra y el mar.

         Tantos rezos de sus Horquilleros capitaneados por su Capataz Marcos Najarro. A los que no permitirá que ni un solo soplo de brisa marinera enrede sus cabellos. Aunque así pretendan jugar los Ángeles, con el niño que lleva en sus brazos.

Siempre al sonido de la campana.
¡En alto al cielo su impronta!
Gloria en Tu mar veterana,
venga a nosotros Tú Gloria.

         Tantos rezos cantados por el grupo de fandangos cortijeros en cuyas voces melódicas, Inés Alaminos hace clarividencia de las más bellas armonías capaces de desprenderse de las gargantas, en otras claves de sol, a cada paso inventadas.

¿Se puede cantar llorando?
¡Claro que se puede!  
Hasta que llegue el niño a su barco
y quede mi llanto en sus redes.

         Tantos rezos de los marineros a la voz de Andrés Martín. De la tierra al mar, para que la inmensidad de los océanos hasta donde ha de llegar su nombre, haga saber que la extensión del agua, no es más que una gota salada, oscilación que navega en cada una de sus pupilas.

Mi virgencita no llora nunca,
es la emoción que le puede más. 
Su barquita está hecha de juncia
con ramitas de un limonar.

         Una corona sí. En la que os encontráis cada una de vosotras y de vosotros. De los que estáis y los que montaron en su barca un día y no volvieron al Altillo. Todos los que hoy junto a San Cristóbal, ven el castillo de fuegos artificiales, pero con la idiosincrasia divina de que ellos para mirar sus esplendorosos juegos de colores y algarabías, como el Santo Cristobalón, solo han de inclinar sus cabezas hacia abajo. Decidme pues, si existe duda, ¿cuánto ha de pesar su corona?

         Permitidme que en estos momentos quiera volver a buscar con mi palabra a Nuestra Señora de la Antigua. Que ha Ella le dedique este tiempo de exaltación que ha de poner el punto y final a este pregón que ya es vuestro. Qué busque la inspiración en la grandeza que encierra su nombre y que lo recalque en estos papeles que no hacen tanto se me presentaban en blanco y que solo la devoción a su semblante, acompañándome por el camino de las letras, fueron llenándose de renglones a los que hoy pongo voz, sujetando mis nervios a cada golpe de latido que con ellos expreso. Pues la he buscando en cada segundo que mis dedos golpeaban el teclado de la máquina. En cada giro de tinta con la que anotaba una idea en otros papeles difusos y a veces ilegibles. En cada preámbulo sin medida y en la medida del tiempo para pensar y dialogar con Ella en tan hermosa soledad, tantas veces necesarias. En cada impulso acelerado de mis manos cuando las palabras se vertían frente a mis ojos en la pantalla y en la brisa que a mi ventana entraba casi de puntillas para no romper la magia de mi conversación ensimismada y gramatical. En cada metáfora y en cada verso destinado a balancearse junto a otro, en este columpio de ideas deshilachadas buscando la costura de los propósitos inverosímiles. Solo Ella y ahora vosotros, supieron cuantas veces pronuncié su nombre. Cuántas veces saboreé sus sílabas en mi garganta seca y cuantas veces sacié mi sed con su mirada…

       
 Antigua. Nuestra Señora de la Antigua. Y volví a saber en tan inconmensurable cabida de tiempo sin tiempo, que Tú eres el tiempo y la vida. Que tu nombre es la más hermosa de las partidas porque tienes el poder divino de ser el mayor tesoro de los reencuentros.  Que llamarte Antigua es llamarte sabiduría, garantía y la osadía de hallar en ti otro amor perpetuo. Que no existe llama sin tu gesto, ni valentía si en tus ojos tiernos no prende el fuego de estar un solo día absorto de pensamiento, por el que ningún recuerdo pueda llevarme a tu bahía. Que una vez muerto, si al pensar que moriría, ¿qué sentido podría tener mi muerte? y que aún vivo y presente, ¿qué otro sentido la vida? Que son tus motivos tus gentes, Madre mía de la Antigua y la Corona a tu frente acaudalada de piedras marinas, las que han de hacer de tu agosto, el mes de las glorias escritas. Antigua porque eres incombustible para poner tus manos sobre las mías. Porque suenan a cascabeles las golondrinas que a mi tejado vienen cuan peregrinas, con sus olores inciertos de mandarinas. Antigua porque eres sendero y calle de quien camina buscando el techo que le cobija, de pinares y ramas de celosías. Antigua porque eres espejo y cristalería y en tus miles reflejos, candelería, por donde el fuego prende y la seda hila. Eres Señora Antigua por tus batallas de amor que cumple lo que decías, proclamada Reina y Madre sublime y Santa en los Altares de avocadas letanías. Y este poeta al nombrarte, ¿Qué otra palabra usaría? Que la de reina entre las reinas, proclama de la noche y día. Un poeta que te sueña ya coronada este día en el que las paredes se hagan de todas las casas más chicas y que la gloria de tu gloria, por ventanucos y ventanillas entre por los balcones, recorra a doquier las esquinas y llegue hasta los peñones a morir en sus miles de orillas. Un poeta que ya escucha miles de voces sencillas, las voces de las mujeres, de los hombres, de los cientos de niños y niñas. ¡Qué ya coronan a la Virgen! ¡Qué ya la coronan! Y entre un vergel de coplillas, toda una corte de palomas guardia real de cornisas, se posen en las barandas de forjas recién fundidas. ¡Qué ya coronan a la Virgen! ¡Qué ya la coronan! Y toda Almuñecar deprisa, corra hasta tus pies pequeñitos para rendirse a ti de rodillas. Que en todas las calles blancas suenen palmas y risas, y en todas las barcas de vela izen cabo y bandera, campanas y campanillas. ¡Qué ya coronan a la Virgen! ¡Qué ya la coronan! No hay en el campo amapola ni por doquier, margarita, que plantada en ningún vergel quiera perderse la cita, de ver Patrona tan grande en plata tan pequeñita. No hay viento en las aceras, no hay lugar a mayor brisa, que el aire de un soplo divino entre flores de manzanilla. ¡Qué ya coronan a la Virgen! ¡Qué ya la coronan! Vengan horquilleros todos con chaquetas y con camisas, con la reliquia en el pecho de llevar hasta el cielo a la más hermosa de las dichas…


¡Qué ya la coronan!
¡Qué ya coronan a la Virgen!
Escudad, ángeles lo que dicen…
De Almuñecar a su patrona,
Virgen de la Antigua.
A la Gloria por siempre. ¡A la gloria!






He dicho
(Muchas gracias)

José Manuel Rodríguez Viedma

Imagenes fotográficas
http://www.infocostatropical.com/noticia.asp?id_noticia=71072


jueves, 21 de julio de 2016

Pregón con motivo de la Coronación de Nuestra Señora de la Antigua. (Almuñecar)




José Manuel Rodríguez Viedma, pregonará la Coronación Canónica de la Virgen de la Antigua






La Hermandad del Santísimo Sacramento y Ntra. Sra. de la Antigua, Patrona de Almuñécar, ha hecho público el nombre del encargado de pregonar la Coronación Canónica de la Patrona de nuestra ciudad. Un acontecimiento histórico y de suma importancia para la comunidad cristiana pues se trata de la máxima distinción que la Iglesia Católica otorga a una Imagen Mariana. Será José Manuel Rodríguez Viedma; poeta, escritor y cofrade granadino, quien pronunciará una “exaltación poética poniendo en Ella y para Ella todo mi corazón mariano”.



Tal acontecimiento tendrá lugar el próximo sábado 23 de julio en el Auditorio Martín Recuerda de la Casa de la Cultura a las 21:00h y será retransmitido en directo a través del canal de YouTube Almuñécar TV en el siguiente enlace: 

[https://youtu.be/LBBmXgSKRHs] 

La Banda Municipal de Música de Almuñécar interpretará varias marchas procesionales, estrenando al finalizar el evento una composición obra de D. Manuel Vargas Gardón, director de la formación musical, que ha tenido el gusto de dedicarla a nuestra Patrona con motivo de su Coronación Canónica. La Hermandad ha querido anunciar el Pregón adaptando el cartel de las Fiestas Patronales de 1971 realizando así un homenaje a todas las personas que nos han precedido, cuidando con tanto amor y cariño a Ntra. Sra. de la Antigua."Son quienes nos han legado una tradición y una devoción centenaria que se remonta al mismo 15 de agosto de 1569, cuando la Muy Noble Ciudad de Almuñécar honra a Ntra. Sra. de la Antigua como su Patrona y comienza a celebrar sus Fiestas Patronales. Desde entonces, generaciones de sexitanos se han encargado de mantener y engrandecer esta efeméride hasta nuestros días, y hoy recogemos ese testigo con la misma ilusión y esfuerzo que les queremos agradecer a los que antaño lo dieron todo por Ella".

Fuente de la noticia;



NOTA;

Desde estas líneas aprovecho la ocasión para agradecer a los máximos responsables de la Hermandad del Santísimo Sacramento y Nuestra Señora de la Antigua, Patrona de Almuñecar y a todos los sexitanos en general, mi más profunda gratitud ante tan excepcional encargo y mi más sincera enhorabuena ante el acontecimiento extraordinario de Coronación el próximo 6 de agosto.

J.Viedma

miércoles, 27 de abril de 2016

Poema recitado. "VERSO" La sonrisa de los girasoles

Poema recitado. "VERSO" La sonrisa de los girasoles

jueves, 21 de abril de 2016

Feria del Libro (Mesa de firmas)


Presentación Oficial de "VERSO" La sonrisa de los girasoles.


CRÓNICA DE UNA PRESENTACIÓN

Presentación Oficial del libro
"VERSO" La sonrisa de los girasoles

Portada del libro "VERSO" La sonrisa de los girasoles

Group in Movement
Las ocho y diez de la tarde, se abre el telón y se anuncia... “VERSO” La sonrisa de los girasoles. Ya está en la calle. Ya no hay secretos en sus inmaculadas hojas que huelen a nuevo. Todo comienza con el baile del Group in Movement, tres chicas que ejercen con sus cuerpos rubricas inesperadas en cada giro de sus milimétricas formas de sentir la vida mediante la expresión contemporánea del baile. En el patio de butacas del Auditorio Príncipe Felipe de Monachil, se escuchan los primeros susurros. La música ejerce una tenaz improvisación con las luces y los versos, los movimientos se acentúan, los cuerpos garabatean en el entarimado el grito sordo que proviene de las quemaduras en los pies y del alma. El aplauso rompe el silencio y abandonan la oscuridad para que sus rostros inunden la primera sonrisa de los girasoles. La llevan puesta en sus caras. Son los primeros cuellos girados a la alborada. En sus ojos el nervio y la cicatriz de lo cumplido cum laudem. Saben que volverán, lo dicen sus bocas y lo callan sus brazos. La batería de micrófonos se enciende y recibe el aliento caluroso de la Concejala de Cultura que saluda y da el primer tirón oficial a la presentación de la nueva Obra. Tras de ella el anticipo del verso revolotea en las butacas sin detenerse en ninguna y en todas en difundida apariencia de musa desnuda e invisible. Abajo están todos los que quisieron y justifican su ausencia, los que viven en azoteas celestiales de otros mundos.

Cuadro Flamenco Zambra y Compás
Todo a dado comienzo en inesperada fortuna de taconeos y redobles. El cuadro Flamenco Zambra y Compás, hace enmudecer las estrofas del poeta. La Farruca de María Naranjo entrega las sillas a las ocho chicas y al barón hasta justificarse en el centro de Birramblas gitanas y moras. Las palmas se sostienen entre bambalinas todo es compás y taconeo. Nebulosa de manos tronchadas que ejercen de cisnes hasta los codos y de flamencos y garzas sostenidas en la cuerda floja del equilibro más inverosímil. Los pechos se hinchan exhaustos de suspiros mientras al poema le tiemblan las silabas en cada punto y en cada coma. Nueve girasoles a los que un mantón improvisaba el cielo de las nueve de la noche. Girasoles de lunares, de viento hondo y de pesar. Llegó la hora de los poetas y la aventura de Juan Martín y la suave brisa colombiana de Flavia y la ternura cósmica de Ivonne.

Comparsa de Granada La Bohéme
Antes de que las olas llegaran a puerto quince voces gritan y aclaman otra forma literaria de cambiar el mundo con las plumas rojas de sus sombreros. La comparsa de Granada la Bohéme deja al desnudo el corazón escondido hasta entonces en sus chaquetillas azules y lo posa en el cuello delicado de la botella amarga de la revolución más despiadada. Solo las verdades duelen más que los engaños, solo las verdades se cantan para que las recite un poeta a punto de clavarse el alfiler de la locura en el pecho. Cantó la Bohéme y se deshizo la mar salada en el teatro sin mar. Cantaron sus voces y la semicorchea del llanto esbozó la sonrisa del girasol en otro campo y otra arena. La magia supo a hechizo de una pócima real de letras inmortales.

José Manuel Rodríguez Viedma y Manué Rodríguez

Todos ellos doblaron sus actuaciones, dos. Dos veces para dejar atónitos a los que pasadas las dos primeras horas sin pestañear, presumieron de haberse equivocado de lugar. Aquel paraíso pequeño, era demasiado chico para ser el cielo a los que el Group in Movemet de contemporáneo le había invitado a visitar descalzos los pies en cada uno de sus movimientos. Un paraíso demasiado mágico al que Zambra y Compás habían encendido cuajado de hogueras y ascuas sacromontanas que no ardían ni quemaban. Un paraíso demasiado bohemio para una comparsa que lloraba y cantaba a la misma vez sin que ninguna voz llegara a rasgarse más que lo hacían sus almas de caballeros y quijotes. A las diez de la noche, el bordón de la guitarra temblaba y el maestro Manué Rodríguez lo acariciaba como a una novia. Le recitaba un trémolo, le esculpía arpegios, besaba su resonancia de cueva blanca. Hizo sonar las cuerdas y ya no hubo mayor cárcel a los suspiros hasta el momento atrapados en la maleta de los sueños indescriptibles. Manué volvía la cabeza hacia el poeta como un girasol al que de vez en cuando, una mueca, un suspiro quizá un dolor, hacía que en su boca callada se dibujara una tierna sonrisa.

Pasaban apenas diez minutos de las diez y media. Las palabras del Alcalde ponían fin a la Presentación Oficial. Entre bambalinas Jesús y Mario jugaban cómplices con las miradas. Abajo, una mujer dejaba de morderse los labios. ¿Quién hubiese podido entregarle el beso que aún me queda por escribirle…?

miércoles, 6 de abril de 2016

Booktrailer "VERSO" La sonrisa de los girasoles. Antología

VERSO. La sonrisa de los girasoles. Antología (Booktrailer) - Editorial Círculo Rojo from Editorial Círculo Rojo on Vimeo.

Con otras miradas...

Con otras miradas...
La mitad del silencio

Libro de vistas